Estados Unidos| Trump denuncia una «caza de brujas» tras la imputación de su director financiero por supuestos delitos fiscales

Artículos relacionados

VoA EEUU AL DIA 062822

VoA EEUU AL DIA 062822. Informa Tony Cano

El presidente Biden instalará a López Obrador el 12 de julio en la Casa Blanca

Los mandatarios discutirán temas relacionados con el comercio bilateral, la inmigración, la aplomo y el clima, entre otros.

López Obrador: 22 migrantes muertos en Texas son mexicanos

Además de los 51 migrantes muertos, más de pincho decena de personas —entre ellos cuatro niños— permanecen hospitalizadas.

Ghislaine Maxwell, condenada a 20 años de prisión por tráfico carnal

La otrora mano derecha de Jeffrey Epsetein fue acusada de cinco cargos, entre ellos, el de tráfico venéreo de menores.

OMS: La viruela del mono no es una emergencia sanitaria mundial

El comité de expertos concluyó que nones se prostitución de una emergencia sanitaria de carácter mundial. Sin embargo recomienda tomar todas las precauciones necesarias.

Compartir

Allen Weisselberg, el director financiero de la Organización Trump, se ha entregado este jueves a las autoridades de Nueva York tras ser imputado por supuestos delitos fiscales. Poco después, se ha declarado no culpable durante su comparecencia en un juzgado de Manhattan.

Tras la vista, ha quedado en libertad, aunque se le ha ordenado entregar su pasaporte para evitar una fuga al extranjero.

Allen Weisselberg (c), el director financiero de la Organización Trump, saliendo del juzgado. EFE/EPA/PETER FOLEY

Donald Trump no ha tardado en responder tras las imputaciones fiscales: las ha calificado de «caza de brujas demócrata».

«La caza de brujas política de los demócratas de izquierda radical, con Nueva York ahora asumiendo la tarea, continúa. ¡Está dividiendo a nuestro país como nunca antes!», ha escrito en un breve comunicado.

Weisselberg ha sido trabajador durante décadas para la empresa del expresidente estadounidense y es una figura clave en la compañía.

La Fiscalía acusa al ejecutivo y a la empresa de varios cargos criminales que incluyen hurto mayor, fraude, conspiración y falsificación de documentos por una supuesta trama de 15 años para evadir impuestos.

Entre otras cosas, denuncian que Weisselberg -que llegó esposado y custodiado por agentes a la vista en la que se dieron a conocer los cargos- evadió impuestos en unos ingresos de unos 1,7 millones de dólares (1,4 millones de euros) como parte de una trama organizada por altos cargos de la Organización Trump.

Por el momento Trump no está imputado en la causa 

Las acusaciones desveladas este jueves son las primeras en el marco de las investigaciones sobre los negocios del expresidente estadounidense que los fiscales neoyorquinos tienen en curso desde hace tres años.

Por el momento, Trump no está imputado en la causa, pero no se descarta que el caso puede ampliarse, pues la Fiscalía ha buscado la cooperación de Weisselberg y este jueves subrayó que la investigación sigue abierta.

El director financiero del consorcio ha trabajado para la familia Trump desde los años 70 y es una figura muy cercana al exmandatario, que le situó junto a sus hijos mayores a cargo del negocio mientras estaba en la Casa Blanca.

Imagen de enero del 2017 de Weisselberg (c) junto a Trump y su hijo Donald Jr. Timothy A. CLARY / AFP

Las investigaciones en torno a la empresa del expresidente republicano de Estados Unidos se han acelerado en los últimos meses, con la Fiscalía centrándose recientemente en la supuesta evasión de impuestos vinculada a algunas compensaciones recibidas por ejecutivos como vehículos, apartamentos o matrículas en escuelas privadas.

«Usado por los fiscales como un peón»

Las pesquisas, además, han abarcado otras cuestiones como posibles fraudes de seguros y los pagos secretos de dinero que la campaña electoral de Trump hizo a la actriz porno Stormy Daniels para evitar que hiciera pública una supuesta relación sexual con el entonces candidato a la Presidencia.

Este jueves, la Organización Trump denunció en un comunicado que Weisselberg está siendo usado por los fiscales como un «peón» en un intento «por dañar al expresidente».

«El fiscal del distrito está presentando una acusación penal sobre compensaciones de empleados que ni el IRS (la autoridad fiscal estadounidense) ni otros fiscales pensarían nunca en presentar. Esto no es justicia, esto es política», señaló la compañía.