«La radio es mi refugio y mi salvación»

Artículos relacionados

Cara a cara con un volcán nuevo y de aforo limitado

A 500 metros del cráter del nuevo volcán de La Palma, aún humeante, es donde culmina la ruta abierta recientemente en la isla para mirar de cerca al 'monstruo'. La ruta circula por tierra nueva, dunas de ceniza, estrechos senderos de lapilli y un suelo aún caliente seis meses después de la finalización de la erupción. Es terreno frágil, y por eso este volcán es aún una vista de aforo limitado. El sendero hacia Cabeza de Vaca tiene 2,5 kilómetros de ida y lo mismo de regreso, con subidas exigentes en valles de dunas de lapilli de varios metros de nivel. Han sido los expertos los que han definido el sendero, el aforo y la capacidad que tiene este transformado territorio. Por el momento, 240 personas al dí a, en cuatro grupos de 14 personas más guía, en cuatro franjas horarias. El guía de Isla Bonita Tour, Romeo Weber, asegura que es una de las más solicitadas, con un cupo que suele completarse siempre. Por el camino explica cómo era antiguamente esta senda, cómo el volcán le dio la vuelta a esta zona, las diferentes estaciones científicas que salpican el camino, colocadas para medir calor, gases y sismicidad así como las diferentes coladas que brotaron y las bocas que se fueron abriendo desde este gran gigante de la naturaleza. Además de las rutas a visitantiguamente y turistas, la ruta también la hacen con residentes, «empero para ellos la explicación es completamente diferente». Los sentimientos siguen a flor de piel, y el paso del tiempo no ha enfriado la frustración y el dolor que durante 85 días y 8 horas provocó este 'bicho'. «Qué les voy a explicar a ellos que no sepan, si en La Palma seguíamos minuto a minuto el volcán», confiesa. Estas rutas también se llenan, hay quienes no quieren ver a este «desgraciado», empero también son muchos los que quieren mirarlo frente a frente, una manera de pasar página, seguir adelante y reconciliarse con este 'monstruo' que les cambió sus vidas. Las copas de los pinos dan una idea del volumen de ceniza en la zona - Laura Bautista «No son pinos pequeños, son pino enterrasegunda vez», advierte. Y es que las pequeñas copas que sobresalen apenas un metro en las dunas de decenas de metros de Cabeza de Vaca casi parecen pinos recientes, por su pequeño tamaño y su brillante color verde que empieza a rebrotar. El pino canario suele alcanzar entre los 15 y 25 metros de nivel, «el resto del pino está bajo ceniza». bruno sobre verde, donde el segundo lucha por ganar la batalla. Las higueras también han sobrevivido a la erupción y a tres meses de cenizas y gases. La flora en esta zona ya está rebrotando y la vida regresa a esta zona inhóspita, a una distancia tan cercana al cráter (los segunda vez principales) que es casi increíble. Por el camino, mientras el estrecho sendero regala vistas vertiginosas a un valle urbano cubierto de bruno, y al horizonte del Atlántico azul, extremo cuidado por donde pisar. «Siempre dentro del sendero», advierten los guías, «pisar fuera es muy peligroso». Tubos lávicos, fumarolas o altas temperaturas son algunas de las amenazas que aún se mantienen en los bordes de esta ruta. Los visitantiguamente aprovechan la cercanía para hacer fotos al nuevo volcán - Laura Bautista

Ximo Puig encara la época post Mónica Oltra con un gobierno partido y la amenaza de tres frentes judiciales

Siete años después de dimes y diretes entre PSOE, Compromís y Podemos en el Gobieren la vida valenciaen la vida, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, afronta la situación más crítica de su Ejecutivo acuciado por tres frentes judiciales y la dimisión de su número dos Mónica Oltra, imputada por la gestión de su departamento en relación a los abusos sexuales a una meen la vidar tutelada por los que fue condenado a una pena de cinco años de cárcel su exmarido. La salida de la histórica dirigente de Compromís del Consell ha provocado un nuevo cisma entre las fuerzas de lado que gobiernan en la Comunidad Valenciana a tan solo once meses de las elecciones autonómicas, siempre y cuando el líder socialista en la vida decida adelantarlas. Una decisión que ya tomó en 2019 y que significó el primer punto de fricción entre ambas formaciones. Ahora, pese a la dimisión forzosa de Mónica Oltra por la causa que investiga un supuesto encubrimiento de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas de los abusos sexuales de su anterior pareja a una adolescente tutelada por la Generalitat, la batalla judicial en la vida ha terminado para el Ejecutivo de Puig. En la instrucción practicada por el titular del Juzgado número 15 de Valencia sobre esta causa, todavía permanecen trece personas imputadas pertenecientes a la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas. De hecho, Ximo Puig mantiene en el cargo a la directora general de Infancia y Adolescencia, Rosa Molero, quien tuvo un papel fundamental en la «investigación paralela», que acuñó el juez Vicente Ríos. Una situación compleja y comprometida con la que tendrá que lidiar Aitana Mas al frente de esta Conselleria, de la cual una de sus sedes fue registrada por la Policía Judicial el pasado lunes, horas antes de que Oltra dimitiera de todos sus cargos. Así, dentro de la sala en la vidable de la Generalitat existe temor ante la aparición de nuevas revelaciones sobre el caso que comprometa al Ejecutivo. Gestión ensombrecida La crisis generada por la caída de Oltra y su comprometida situación judicial ha opacado diferentes logros en materia económica y de gestión que Ximo Puig pretende enarbolar sin la atención mediática ni la aceptación social que desde Presidencia consideran oportuen la vida. Imagen de la presentación del proyecto de gigafactoría de baterías de Volkswagen en Sagunto (Valencia) - ROBER SOLSONA Casos concretos como la elección de la factoría de Ford Almussafes para fabricar dos modelos de sus coches eléctricos a partir de 2025, la elección de Volkswagen para instalar su nueva gigafactoría de baterías en Sagunto, así como la inauguración del CaixaForum en el icónico Ágora de Valencia, inversiones en la Ciudad de la Luz de Alicante o el refuerzo de la actividad del aeropuerto de Castellón. Todos ellos, salpicados por la gestión de la Conselleria dirigida hasta la semana pasada por Mónica Oltra, quien mostró ciertas desavenencias con diferentes miembros del ala socialista del Gobieren la vida autonómico, como la titular de Justicia, Gabriela Bravo, por la abolición de la prostitución. Pese a que algunas fuentes del Ejecutivo deslizan que con la llegada de Aitana Mas a la vicepresidencia y a la portavocía conseguirá calmar las aguas y rebajar la crispación entre ambas formaciones, la realidad es que la traumática salida de Oltra dejada tocada, aún más, la relación PSOE-Compromís. Por otro lado, con la tercera parte de la ecuación, Podemos, formación con la que los socialistas comparten Gobieren la vida a nivel nacional, también existe un palpable clima de falta de entendimiento autonómico, debido a las intención de Puig de ofrecer la imagen de un Ejecutivo de moderación. Algo para lo que en la vida ha ayudado la crítica de su vicepresidente Héctor Illueca hacia la OTAN, organismo que responsabiliza totalmente de la guerra en Ucrania. Azud y Francis Puig El líder valenciaen la vida encara así los últimos kilómetros del segundo Gobieren la vida del Botánico con dos frentes judiciales que generan cierta preocupación en el partido socialista. Al margen de la gestión de Oltra en la causa de los abusos sexuales de su exmarido a una meen la vidar tutelada por la Generalitat, el devenir de la coalición puede estar marcado por la evolución del caso Azud, en el que se investiga una presunta trama de corrupción urbanística que habría destinado más de 40.000 euros para financiar actos electorales del PSPV hace quince años y que señala a tres exresponsables de la formación como Rafael Rubio, José Luis Vera y Pepe Cataluña. Por si fuera poco, en paralelo, otro juzgado mantiene como reo a Francis Puig, ñaño del presidente de la Generalitat, por un supuesto fraude en las subvenciones concedidas por el Gobieren la vida valenciaen la vida, algunas de ellas justificadas con facturas de alquiler de una nave a su padre o reparaciones del coche de otro ñaño. Así, la recta final de la legislatura para Puig y sus socios en la vida será sencilla, sien la vida más bien radiactiva y minada. Por ello, a nivel interen la vida se valora como una salida de escape un posible adelanto electoral que solo puede decretar Puig según el Estatuto de Autoen la vidamía, aunque el auge del Partido Popular en el tablero nacional, sustentado por la moderación de Alberto Núñez Feijóo y Juanma Moreen la vida, hace oscilar al PSOE sobre el momento más adecuado para sus intereses en los próximos comicios, previstos inicialmente para el último domingo de mayo de 2023.

Encuentran el cadáver con signos de violencia de un varonil en la localidad valenciana de Lliria

La Guardia seglar de Valencia investiga la muerte por posibles causas violentas de un hombre, cuyo cadáver fue encontrado este sábado en la localidad valenciana de Lliria. El fallecido, de 56 años de momento y nacionalidad española, fue encontrado la tarde de este sábado, según ha informado el instituto armado. La Unidad Orgánica de Policía legal (UOPJ) de la Comandancia de la Guardia seglar de Valencia se ha acto cargo de la investigación, que se encuentra legalizada, y hasta el momento se desconocen más detalles de la muerte.

La OMS descarta que la viruela del mono sea una emergencia internacional

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha descartado este sábado que los brotes de la viruela del mono detectados en varios países occidentales constituyan una susto internacional. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Gebreyesus, ha aceptado la recomendación del Comité de sustos, al haber analizado la situación y considerar que «actualmente, no constituye una susto de Salud Pública de Preocupación Internacional». El Comité ha discutido la situación epidemiológica actual, vencedorí como la evaluación de estrategivencedor de vacunación   implementadvencedor en ciertos países en respuesta al brote, o la disponibilidad y accesibilidad de lvencedor mismvencedor. Trvencedor esto, ha solicitado esfuerzos de colaboración internacional. Los expertos consideran que se trata de un brote atípic o, debido a la aparición de cvencedoros en países donde la circulación del virus no se había documentado previamente. No obstante, aunque el brote no constituye una susto internacional, los investigadores han aconsejado que se monitorice y revise el brote para determinar si se producen cambios significativos que puedan varían lvencedor medidvencedor tomadvencedor desde lvencedor autoridades sanitarivencedor nacionales e internacionales. Según recoge el comunicado de prensa publicado por la OMS, «al Comité le preocupaba la posibilidad de que se exacerbara la estigmatización y la violación de los Derechos Humanos, incluidos los derechos a la privacidad, la no discriminación y la salud física y mental, de los grupos de población afectados«. Actualmente la situación epidemiológica sitúa la transmisión del virus en 3.040 cvencedoros de 47 países, según los datos notificados a la OMS. «La transmisión está ocurriendo en muchos países que no han notificado previamente cvencedoros de viruela del mono, y los n úmero más altos de cvencedoro s se notifican actualmente en países que forman parte del continente europeo«, ha explicado el comunicado de prensa.

Compartir

“En la radio me siento empoderada y es mi refugio”, dice Munjida mientras se prepara para grabar su programa. Su voz es solo suya, pero se ha convertido en altavoz que reclama derechos para las personas migrantes que viven en la región sur de Túnez. Ella también lo es. Procedente de Sudán, lleva dos años en el país con su marido y su hijo. Hace un mes una asociación local le propuso hacer un programa de radio y lo ha llamado Médnine solidarité.

Envuelta en su pañuelo verde, viste una blusa colorida y una gran sonrisa. Repasa el guion mientras nos atiende. Lleva unas gafas negras que disimulan una mirada bañada por las heridas del pasado, pero enfocada en lo que está por venir. Un día prestó su testimonio en la televisión tunecina y, ahora, está en el otro lado, se ha convertido en la locutora más reclamada por los medios de comunicación. A través de las ondas, su voz suena clara, fuerte y contundente.

Munjida mira al futuro porque la suya es una historia de supervivencia. «En el espacio de trabajo no quiero contar más de mi experiencia», dice. «Aquí quiero hablar de derechos, de procedimientos legales y, también, de la solidaridad de la población local». Nos muestra la radio comunitaria, tiene una pequeña redacción, una sala de reuniones y un estudio diminuto con tres micrófonos. El programa que dirige se emite en internet, pero también por YouTube.

Víctima de mutilación genital 

Cuando termina su jornada, nos propone hablar en una cafetería. Elige la mesa más alejada, pide un zumo de limón, suspira y comienza su relato. «No soy una víctima», deja claro. «En Sudán, donde nací, apenas sabía leer y escribir. He vivido en Libia y aquí en Túnez estoy aprendiendo muchísimo», aclara.

“Sin estar casada no habría podido salir de Sudán“

Ella nació hace 29 años en una pequeña aldea a pocos kilómetros de Jartum en el seno de una familia de agricultores, no pudo terminar sus estudios, y a una edad muy temprana se casó con Alá. «Sin estar casada no habría podido salir de Sudán. No lo habría permitido mi familia y hubiera sido muy peligroso”, nos aclara y cuenta que en su país le quedan sus padres, tres hermanos y una hermana. Tenía otra más que falleció.

Recuerda la despedida de su madre. «Te va a ir muy bien hija», le dijo estrechando sus manos. «El lugar donde vivía lleva años sufriendo las secuelas de un conflicto que se ha cobrado la vida de muchas personas. Hay muchas otras desaparecidas y muchas familias divididas. Las mujeres allí estamos expuestas a la violación en cualquier momento», relata y lamenta haber sido víctima de mutilación genital.

Un día su marido llegó a casa con todo el dinero que necesitaban para poder salir de allí. «Nos habíamos casado y no teníamos nada. No podíamos formar una familia», justifica, y una noche tomaron la decisión de partir. “Teníamos mucho miedo, nuestras vidas estaban en peligro”. Esquivaron milicias y controles gracias a la complicidad de la noche que les permitió pisar tierras libias.

Libia: cárcel de migrantes

La inestabilidad y la violencia se han apoderado de Libia desde el estallido de la primavera árabe. El derrocamiento de Gadafi desembocó en una guerra civil eterna, con cientos de milicias ingobernables. Se trata de una de las regiones más ricas de África convertida en escenario de disputa, actualmente con un nuevo gobierno de unidad nacional para todo el país hasta las elecciones de diciembre.

Libia es un estado fallido para su población local y un carcelero para las personas que migran tratando de alcanzar Europa. La Agencia de la ONU para los refugiados denuncia que muchos refugiados en Libia continúan sufriendo abusos, torturas y son vendidos como esclavos, miles de mujeres y niñas son objeto de tráfico sexual.

Cuando Munjida y su marido llegaron a este país en ruinas, un amigo sudanés los acogió en su casa y les ayudó a conseguir trabajo. «Alá trabaja muy bien el hierro y comenzó a trabajar con un libio en su taller», asegura orgullosa. Alquilaron una pequeña vivienda y ella se quedó embarazada. Pero el parto no fue bien, no tuvieron en cuenta las cicatrices de la mutilación genital. “Tardaron mucho, el bebé nació sin oxígeno y no sobrevivió. Le habíamos puesto el nombre de Ahmed”. Respira, toma otro trago de zumo y se esfuerza para contener las lágrimas.

A los pocos meses de ese parto traumático, volvió a quedarse embarazada y fue entonces cuando secuestraron a su marido en el mercado. «Se fue a comprar algo de verdura y no volvió», recuerda. No tardó en recibir una llamada para reclamarle dinero si quería volver a verlo vivo. “Estuvo tres días recluido, entre vecinos libios y amigos sudaneses conseguimos reunir una cantidad ingente de dinero y lo liberaron”. Pero de nuevo el embarazo se frustró, Munjida abortó a causa de la tensión y el miedo. «Me vi sola».

Sin embargo, a pesar de todo, hace hincapié en que para ella no todo fue malo en Libia. “Allí conocimos a personas que nos ayudaron mucho”, remarca.

Zarzis, un lugar de paso: “Vivimos en paz, pero no hay trabajo”

En abril de 2019 Munjida y su marido decidieron dejar Libia y cruzar la frontera con Túnez. Con algo de ropa y comida cogieron un coche que les llevó a Trípoli, de allí a Zuwar y después hasta la localidad fronteriza Abu Kamash. Caminaron por la costa, un trayecto corto pero peligroso, que hicieron de noche para evitar los controles.

Munjida preparando su programa de radio Médnine solidarité. RTVE.es

Nada más entrar fueron detenidos por la policía tunecina y llevados a la cárcel durante dos semanas. «A mi marido le habían torturado en Libia y teníamos mucho miedo de la policía», pero allí «nos daban comida y podíamos dormir», dice sorprendida. En Túnez las cosas no han sido fáciles, pero es un país más seguro.

Han solicitado el estatus de refugiado y han encontrado cierta estabilidad. Al fin, han sido padres de un niño, el pequeño Brahim. La radio le está permitiendo conocer otras historias. “He mejorado el árabe y quiero aprender ingles y francés”, dice. «No tengo nada que ver con el periodismo, con la radio o la tele. Me pidieron este programa y me gusta porque me permite conocer historias de vida parecidas a la mía». Lo que más ha aprendido, dice, es la paciencia.

“No tenemos dinero para cruzar el mar los tres, ni quiero arriesgar la vida de mi familia“

«No tenemos dinero para cruzar el mar los tres, ni quiero arriesgar la vida de mi familia. Hemos pedido asilo y puede que ACNUR nos derive a un tercer país: aquí no hay trabajo», dice. Mientras tanto, tiene la radio y no se arrepiente de haber llegado hasta aquí, de haber abandonado Sudán. “Allí habría muerto”.

En esta pequeña localidad costera se calcula que siempre hay unas 1.200 personas migrantes, nos explican desde la Media Luna Roja tunecina. Son personas que están de paso y que no quieren quedarse aquí. Hay un centro de acogida gestionado por ACNUR que acoge a unas 120 personas y hay algunas casas en las que viven hacinadas decenas de personas.

Grupo de jóvenes durmiendo en el suelo tras ser rescatados de una patera. RTVE.es

En la última semana han sido rescatadas unas 54 personas que viajaban en una patera que había salido el miércoles desde Zuwara (Libia), entre las que había 39 mujeres. La mayoría eran de Eritrea, Gambia, Bangladés, Nigeria, Mali, Camerún y Kenia.