OMS se propone reducir un 50% las muertes en carretera

Artículos relacionados

Hallan restos humanos en lago de EEUU vaciado por sequía

Las autoridades hallaron más restos humanos en la zona recreativa del Lago Mead al este de Las Vegas, donde las aguas han cedido debido a la sequía que agobia a la región, se informó el domingo. Es la cuarta vez que se descubren restos humanos en la zona, en momentos en que la sequía que afecta al oeste de Estados Unidos hace bajar las aguas en el río Colorado detrás de la Represa Hoover. Funcionarios del utilidad Guardabosques fueron convocados al aldea en la frontera entre Nevada y Arizona a eso de las 11 a.m. del sábado, al descubrirse los restos óseos en Swim Beach. Poco después, un equipo policial y de rescate fue para extraer los restos. Las autoridades dijeron que tratarán de establecer la causa de muertes, y al mismo tiempo escudriñarán registros sobre personas desaparecidas. El 1 de mayo fue hallado un barril con restos humanos cerca de Hemenway Harbor. La policía maneja la hipótesis que se trata de un hombre que murió baleado y cuyo cuerpo fue arrojado allí entre mediados de los los setenta e inicios de los ochenta. Pocos días después fueron hallados restos esqueléticos en Calville Bay. Y luego, el 25 de julio, fueron hallados más restos humanos en Boulder Beach. La policía ha especulado que al ceder más las aguas se descubrirán más restos. Los hallazgos han desatado teorías sobre casos antiguos de personas desaparecidas o asesinadas, quizás vinculados al crimen organizado y a la fundación de la ciudad de Las Vegas, que está a apenas 30 minutos en carro del lago. Las aguas del lago han caído más de 52 metros (170 pies) desde la última vez que el embalse estaba lleno, en 1983. La caída de las aguas ocurre en momentos en un creciente número de estudios científicos apuntan a que el planeta se está calentando, principalmente debido al aumento de los niveles de dióxido de carbono y otros gases que quedan atrapados en la atmósfera.

Biden dice que está preocupado por los movimientos de China en malacate a Taiwán

China considera a Taiwán parte de su territorio y nunca ha renunciado a usar la vigor para someterlo a su control.

Agencias de inteligencia de EEUU se enfocan en China y Rusia

Las crecientes acciones amenazadoras de China y Rusia preocupan a las agencias de capacidad de EEUU.

Trump dice que agentes del FBI allanaron su casa de Florida

El expresidente Donald Trump dijo en un delegación que su casa de Florida fue allanada el lunes por agentes del FBI.

Se esperan al a salvo 100.000 personas para lanzamiento de la NASA a la Luna

El cohete es sitio del programa Artemis de la NASA, que tiene como objetivo ocasionar a los humanos de regreso a la Luna en algún momento de esta década.

Compartir

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado en Ginebra su programa de Seguridad en Carretera 2021-2030 con el objetivo de reducir a la mitad el número de muertos y heridos que causan los accidentes de tráfico mediante acciones como la promoción de transportes alternativos o una mejor atención a las víctimas.

Para ello, la OMS y las comisiones regionales de las Naciones Unidas, en cooperación con otros socios en la Colaboración de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial, han desarrollado un Plan Global para la Década de Acción, que se ha publicado este jueves.

A nivel mundial, más de 3.500 personas mueren todos los días en las carreteras, lo que equivale a casi 1,3 millones de muertes evitables y un estimado de 50 millones de lesiones cada año, lo que la convierte en la principal causa de muerte de niños y jóvenes en todo el mundo.

En este sentido, se estima que causarán otros 13 millones de muertes y 500 millones de lesiones durante la próxima década, particularmente en los países de ingresos bajos y medianos. 

Un número de víctimas «inaceptable»

Para la OMS, estos números son «inaceptables», tanto en términos absolutos como relativos, incidiendo en el hecho de que los accidentes de tráfico siguen siendo una de las principales causas de muerte en todo el mundo, «aunque todas esas muertes y lesiones se pueden prevenir».

«La pérdida de vidas y medios de subsistencia, las discapacidades causadas, el dolor y los costos financieros causados por los accidentes de tráfico se suman a un costo intolerable para las familias, las comunidades, las sociedades y los sistemas de salud», ha dicho el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El coste económico y social que generan estos accidentes «puede evitarse haciendo que las carreteras sean más seguras, o promoviendo el transporte público, en bicicleta o a pie», ha destacado, para añadir que «el Plan Mundial para el Decenio de Acción para la Seguridad Vial establece los pasos prácticos y basados en evidencias que todos los países y comunidades pueden tomar para salvar vidas».

«Más de 50 millones de personas han muerto en las carreteras del mundo desde la invención del automóvil. Esto es más que el número de muertes en la Primera Guerra Mundial o algunas de las peores epidemias», sentencia el doctor Etienne Krug, director del departamento de Determinantes Sociales de la Salud.

«Es hora de poner en acción lo que sabemos que funciona y cambiar a un modo de transporte mucho más seguro y saludable. Este nuevo plan llevará a los países por un camino más sostenible», añade.

Mejorar la seguridad en la calle para promover otros transportes 

«Una de las mejores formas de salvar y mejorar vidas es hacer que nuestras calles sean más seguras, pero ese trabajo a menudo no recibe la atención que merece», ha señalado el embajador de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Lesiones, Michael R. Bloomberg.

Este plan global de la OMS incluye una acción acelerada para hacer que caminar, ir en bicicleta y utilizar el transporte público sea seguro, ya que también son modos de transporte más saludables y ecológicos; para garantizar carreteras, vehículos y comportamientos seguros; así como asegurar una atención de emergencia oportuna y eficaz.

Según la organización, el plan global describe las acciones recomendadas extraídas de intervenciones comprobadas y efectivas, así como las mejores prácticas para prevenir los traumatismos causados por la los accidentes en carretera. Debe utilizarse como un modelo para informar e inspirar planes nacionales y locales que se adapten a los contextos locales, los recursos disponibles y la capacidad.

Así, está dirigido no solo a los responsables políticos de alto nivel, sino también a otras partes interesadas que pueden influir en la seguridad vial, como la sociedad civil, el mundo académico, el sector privado y los líderes comunitarios y juveniles.