Reino Unido: Johnson responde por la fiesta navideña

Artículos relacionados

Hallan restos humanos en lago de EEUU vaciado por sequía

Las autoridades hallaron más restos humanos en la zona recreativa del Lago Mead al este de Las Vegas, donde las aguas han cedido debido a la sequía que agobia a la región, se informó el domingo. Es la cuarta vez que se descubren restos humanos en la zona, en momentos en que la sequía que afecta al oeste de Estados Unidos hace bajar las aguas en el río Colorado detrás de la Represa Hoover. Funcionarios del utilidad Guardabosques fueron convocados al aldea en la frontera entre Nevada y Arizona a eso de las 11 a.m. del sábado, al descubrirse los restos óseos en Swim Beach. Poco después, un equipo policial y de rescate fue para extraer los restos. Las autoridades dijeron que tratarán de establecer la causa de muertes, y al mismo tiempo escudriñarán registros sobre personas desaparecidas. El 1 de mayo fue hallado un barril con restos humanos cerca de Hemenway Harbor. La policía maneja la hipótesis que se trata de un hombre que murió baleado y cuyo cuerpo fue arrojado allí entre mediados de los los setenta e inicios de los ochenta. Pocos días después fueron hallados restos esqueléticos en Calville Bay. Y luego, el 25 de julio, fueron hallados más restos humanos en Boulder Beach. La policía ha especulado que al ceder más las aguas se descubrirán más restos. Los hallazgos han desatado teorías sobre casos antiguos de personas desaparecidas o asesinadas, quizás vinculados al crimen organizado y a la fundación de la ciudad de Las Vegas, que está a apenas 30 minutos en carro del lago. Las aguas del lago han caído más de 52 metros (170 pies) desde la última vez que el embalse estaba lleno, en 1983. La caída de las aguas ocurre en momentos en un creciente número de estudios científicos apuntan a que el planeta se está calentando, principalmente debido al aumento de los niveles de dióxido de carbono y otros gases que quedan atrapados en la atmósfera.

Biden dice que está preocupado por los movimientos de China en malacate a Taiwán

China considera a Taiwán parte de su territorio y nunca ha renunciado a usar la vigor para someterlo a su control.

Agencias de inteligencia de EEUU se enfocan en China y Rusia

Las crecientes acciones amenazadoras de China y Rusia preocupan a las agencias de capacidad de EEUU.

Trump dice que agentes del FBI allanaron su casa de Florida

El expresidente Donald Trump dijo en un delegación que su casa de Florida fue allanada el lunes por agentes del FBI.

Se esperan al a salvo 100.000 personas para lanzamiento de la NASA a la Luna

El cohete es sitio del programa Artemis de la NASA, que tiene como objetivo ocasionar a los humanos de regreso a la Luna en algún momento de esta década.

Compartir

La polémica por la fiesta organizada por el primer ministro británico, Boris Johnson, en su residencia de Downing Street durante el confinamiento por el coronavirus de hace un año, no remite. Ahora ha salido a la luz un vídeo en el que varios miembros del personal bromean al hablar de cómo van a justificar la fiesta, celebrada en las Navidades del año pasado.

Johnson ha comparecido este miércoles en el Parlamento, donde ha pedido excusas, pero ha insistido en la versión oficial: que se cumplieron las medidas anti-COVID. Además, ha anunciado una investigación interna.

«Me disculpo sin reservas por el dolor que [el vídeo] ha causado en todo el país y por la impresión que produce, pero repito que me han asegurado repetidamente que no hubo fiesta y que no se rompieron las reglas de la COVID«, ha declarado. 

Por su parte, la oposición le ha preguntado pregunta si aún tiene la «legitimidad moral» para seguir dirigiendo el país. 

El primer ministro británico, Boris Johnson, dentro de un coche

Vídeo con bromas sobre la fiesta

La fiesta se celebró, supuestamente, el 18 de diciembre de 2020 y asistieron decenas de personas, según la radiotelevisión pública BBC. En aquel momento, las reuniones en interiores estaban prohibidas salvo para miembros de una misma burbuja familiar y se tenían que limitar al máximo los contactos.

Hasta ahora la versión oficial es que no hubo ninguna fiesta y que en el encuentro se siguieron las normas COVID en todo momento. 

Sin embargo, la cadena ITV ha difundido las imágenes de un simulacro de rueda de prensa en la que la entonces jefa de prensa de Downing Street, Allegra Stratton, es interrogada por otro funcionario sobre el encuentro. Entre bromas, llega a responder: «Esta fiesta ficticia fue una reunión de negocios y no hubo distancia social».

Stratton apenas puede contener la risa cuando es preguntada sobre si reconocía que había habido una fiesta. «Yo me fui a casa…», responde entre risas. El funcionario insiste y le pregunta si el primer ministro aprueba la celebración de fiestas navideñas en la sede del Ejecutivo, a lo que la portavoz replica: «¿Y qué respondo a eso?».

La polémica no ha gustado a miembros del Partido Conservador que abogan por que se asuman responsabilidades al más alto nivel, con críticas incluso al papel de Johnson. El ministro de Sanidad, Sajid Javid, ha cancelado las entrevistas que tenía previsto conceder este miércoles. 

El líder laborista, Keir Starmer, ha criticado el comportamiento del Gobierno mientras el conjunto de la ciudadanía «seguía las normas, aunque supusiera estar separados de sus familias». Asimismo, ha recordado que muchos «no pudieron decir adiós a sus seres queridos».

«Ustedes sabían que hubo una fiesta, que iba contra las reglas, que no podían reconocerlo, y pensaron que era muy gracioso. ¿Por qué no lo admite ya?», ha dicho Starmer.

Nuevas medidas contra la pandemia

La polémica se produce cuando el Gobierno británico está a punto de anunciar nuevas restricciones. Reino Unido acumula ya más de 300 casos de la variante ómicron y el martes sumó más de 45.000 nuevos positivos a su recuento general desde el inicio de la pandemia.

Entre las medidas que están sobre la mesa están la aprobación de una recomendación para trabajar desde casa, un endurecimiento del uso de las mascarillas o la puesta en práctica de algún tipo de certificado COVID para controlar los accesos a lugares con gran aglomeración de gente.