Sánchez considera «evidente» que Cuba «no es una democracia»

Artículos relacionados

VoA EEUU AL DIA 062822

VoA EEUU AL DIA 062822. Informa Tony Cano

El presidente Biden instalará a López Obrador el 12 de julio en la Casa Blanca

Los mandatarios discutirán temas relacionados con el comercio bilateral, la inmigración, la aplomo y el clima, entre otros.

López Obrador: 22 migrantes muertos en Texas son mexicanos

Además de los 51 migrantes muertos, más de pincho decena de personas —entre ellos cuatro niños— permanecen hospitalizadas.

Ghislaine Maxwell, condenada a 20 años de prisión por tráfico carnal

La otrora mano derecha de Jeffrey Epsetein fue acusada de cinco cargos, entre ellos, el de tráfico venéreo de menores.

OMS: La viruela del mono no es una emergencia sanitaria mundial

El comité de expertos concluyó que nones se prostitución de una emergencia sanitaria de carácter mundial. Sin embargo recomienda tomar todas las precauciones necesarias.

Compartir

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, considera «evidente» que Cuba «no es una democracia» si bien opina que debe ser la sociedad cubana «sin injerencias» la que tendrá que encontrar «su camino» hacia la libertad, la prosperidad y la «defensa de los derechos humanos».

Mientras su socio de Unidas Podemos -a través de la portavoz de En Comú Aina Vidal- han defendido que Cuba no es una dictadura, Sánchez ha considerado en una entrevista en Telecinco «improcedente de todo punto» la represión de las manifestaciones de opositores en la isla, y por ello ha pedido que se respete el derecho de manifestación así como la pronta liberación de la periodista del diario ABC detenida, Camila Acosta.

La afirmación de Sánchez cobra especial relevancia después de que la nueva portavoz del Gobierno y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, haya evitado en varias ocasiones asegurar si el régimen cubano es o no una dictadura en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Para el presidente hay «múltiples factores» que explican la situación en Cuba, en especial la caída del turismo, un sector al que ha denominado como el «petróleo» de la isla y que está teniendo «efectos devastadores» en la economía y la sociedad del país a causa de la pandemia la COVID-19.

Ante esta situación, Sánchez ha apostado por «ser solidarios» y acelerar la donación de vacunas a lo países latinoamericanos con los que España mantiene lazos de amistad y que, además, acumulan un 30 % de los fallecidos por coronavirus en el mundo. Asimismo, ha recordado que precisimante nuestro país forma parte de COVAX, el Fondo de Acceso Global para Vacunas de COVID-19.

Sánchez justifica la remodelación: «No son ceses, son cambios necesarios»

Por otro lado, el presidente ha defendido la destitución de su vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y otros seis ministros, incluido el de Transportes, José Luis Ábalos, por la necesidad que había de «recargar pilas» y «rejuvenecer», y ha defendido que «no son ceses» sino «cambios necesarios».

Sánchez ha restado importancia al hecho de que se haya desprendido de importantes pesos pesados de su Gobierno, y ha asegurado que «hay que tomarlo con la mayor de las naturalidades», porque hay que afrontar una tarea «distinta» de la que iniciaron hace 18 mes. 

«Era el gobierno de la emergencia sanitaria, que ha puesto en marcha una red social que ha servido para porteger a los ciudadanos en los momentos más duros», ha dicho. Sin embargo, ha vuelto ha incidir en que hacían falta «relevos» en los equipos para una «nueva etapa de recuperación». 

Ante la pregunta de si habría cesado a Alberto Garzón como ministro si hubiera sido del PSOE tras la polémica por la campaña para reducir el consumo de carne, el jefe del Ejecutivo ha dicho que «un gobierno progresista lo que no tiene que hacer es regañar a la ciudadanía, sino ayudar al sector del campo», si bien ha reiterado su apoyo a la autonomía de Unidas Podemos para elegir a sus ministros.

Sánchez, por otra parte, ha ratificado su confianza en María Teresa Fernández de la Vega como presidenta del Consejo de Estado frente a los rumores de que podría situar en ese cargo a Carmen Calvo, de quien ha dicho que, según ella misma ha avanzado, trabajará en el grupo socialista del Congreso «como una diputada más».

Sánchez anunció el pasado sábado la más amplia remodelación de su gabinete desde que llegó a La Moncloa, que supone la salida de siete de los 22 miembros del Ejecutivo. Este mismo martes por la mañana, el nuevo Gobierno ha posado en la escalinata del Palacio de la Moncloa para la tradicional foto de familia previa a la primera reunión del Consejo de Ministros de cada nuevo gabinete.

Los nuevos ministros prometieron este lunes sus cargos ante el rey, tras lo cual recibieron el relevo de sus antecesores en sus respectivos ministerios. Los nuevos perfiles, con más afiliados socialistas, dotan al nuevo Gobierno un carácter más de partido entre los ministros del PSOE. Ahora, el nuevo Ejecutivo tiene también un carácter más municipalista, femenino y rejuvenecido.