¿Sobrevivirá algún planeta a la muerte del Sol?

Artículos relacionados

Hallan restos humanos en lago de EEUU vaciado por sequía

Las autoridades hallaron más restos humanos en la zona recreativa del Lago Mead al este de Las Vegas, donde las aguas han cedido debido a la sequía que agobia a la región, se informó el domingo. Es la cuarta vez que se descubren restos humanos en la zona, en momentos en que la sequía que afecta al oeste de Estados Unidos hace bajar las aguas en el río Colorado detrás de la Represa Hoover. Funcionarios del utilidad Guardabosques fueron convocados al aldea en la frontera entre Nevada y Arizona a eso de las 11 a.m. del sábado, al descubrirse los restos óseos en Swim Beach. Poco después, un equipo policial y de rescate fue para extraer los restos. Las autoridades dijeron que tratarán de establecer la causa de muertes, y al mismo tiempo escudriñarán registros sobre personas desaparecidas. El 1 de mayo fue hallado un barril con restos humanos cerca de Hemenway Harbor. La policía maneja la hipótesis que se trata de un hombre que murió baleado y cuyo cuerpo fue arrojado allí entre mediados de los los setenta e inicios de los ochenta. Pocos días después fueron hallados restos esqueléticos en Calville Bay. Y luego, el 25 de julio, fueron hallados más restos humanos en Boulder Beach. La policía ha especulado que al ceder más las aguas se descubrirán más restos. Los hallazgos han desatado teorías sobre casos antiguos de personas desaparecidas o asesinadas, quizás vinculados al crimen organizado y a la fundación de la ciudad de Las Vegas, que está a apenas 30 minutos en carro del lago. Las aguas del lago han caído más de 52 metros (170 pies) desde la última vez que el embalse estaba lleno, en 1983. La caída de las aguas ocurre en momentos en un creciente número de estudios científicos apuntan a que el planeta se está calentando, principalmente debido al aumento de los niveles de dióxido de carbono y otros gases que quedan atrapados en la atmósfera.

Biden dice que está preocupado por los movimientos de China en malacate a Taiwán

China considera a Taiwán parte de su territorio y nunca ha renunciado a usar la vigor para someterlo a su control.

Agencias de inteligencia de EEUU se enfocan en China y Rusia

Las crecientes acciones amenazadoras de China y Rusia preocupan a las agencias de capacidad de EEUU.

Trump dice que agentes del FBI allanaron su casa de Florida

El expresidente Donald Trump dijo en un delegación que su casa de Florida fue allanada el lunes por agentes del FBI.

Se esperan al a salvo 100.000 personas para lanzamiento de la NASA a la Luna

El cohete es sitio del programa Artemis de la NASA, que tiene como objetivo ocasionar a los humanos de regreso a la Luna en algún momento de esta década.

Compartir

Judith de JorgeSEGUIRMadrid
Actualizado:14/10/2021 19:25h
Guardar
Noticias relacionadas

El Sol no brillará para siempre. Dentro de unos 5.000 millones de años, nuestra estrella agotará su combustible de hidrógeno y comenzará a hundirse bajo su propio peso. Se hinchará y se convertirá en una gigante roja que engullirá las órbitas de Mercurio, Venus, y probablemente también la de la Tierra. Después, su envoltura se expandirá formando una nebulosa planetaria, en cuyo centro solo quedará un núcleo desnudo, una enana blanca. Algunos estudios indican que ciertos planetas podrían sobrevivir a la muerte del Sol, pero apenas se han encontrado cuatro ejemplos que no han podido ser confirmados. Ahora, un grupo de científicos con participación del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) ha descubierto un mundo similar a Júpiter alrededor de una enana blanca. El hallazgo, publicado esta semana en la revista
‘Nature’, arroja luz sobre el posible futuro del Sistema Solar.

«El sistema que hemos encontrado es el primero que es similar a lo que esperamos que sea el destino final de nuestro Sistema Solar, cuando el Sol se haya derrumbado hasta convertirse en una enana blanca dentro de unos 8.000 millones de años», explica a este periódico Joshua Blackman, investigador de la Universidad de Tasmania (Australia) que encabeza el estudio.

Las imágenes de alta resolución obtenidas desde el Observatorio Keck en Hawái revelan que la enana blanca recién descubierta tiene un 60% de la masa del Sol, y que su exoplaneta superviviente es un mundo gaseoso gigante con una masa un 40% mayor que la de Júpiter, aunque orbita un poco más cerca (alrededor de tres veces la distancia de la Tierra al Sol).

«Este hallazgo confirma que los planetas que orbitan a una distancia suficientemente grande pueden seguir existiendo después de la muerte de su estrella», afirma Blackman. Dado que este sistema es un análogo a nuestro propio Sistema Solar, sugiere que Júpiter y Saturno podrían sobrevivir a la fase de gigante roja del Sol.

«Esto es lo que vemos en este estudio -dice Blackman-: un planeta parecido a Júpiter en una órbita similar a la Júpiter que ha sobrevivido a la evolución de su estrella anfitriona. Si el planeta estuviera mucho más cerca de su estrella, también podría haber sido interrumpido durante la fase gigante. Sobrevivió porque estaba en una órbita lo suficientemente grande».

El equipo descubrió el planeta mediante una técnica denominada ‘microlente gravitatoria’, predicha por Einstein en 1936. Se consigue cuando una estrella cercana a la Tierra se alinea momentáneamente con otra lejana. Esto crea un fenómeno en el que la gravedad de la estrella en primer plano actúa como una lupa y amplía la luz de la estrella de fondo. Si un planeta gira alrededor de la estrella cercana, deformará temporalmente la luz magnificada al pasar.

Mudarnos a las lunas de Júpiter

Cuando el equipo estudió la estrella anfitriona del planeta halló que su luz no era lo suficientemente brillante para ser una estrella ordinaria en la secuencia principal (o estrella adulta). También descartaron que se tratara de una enana marrón (un objeto intermedio entre las estrellas y los planetas gigantes) o de un objeto compacto como un agujero negro, lo que significaba que la estrella tenía que ser por fuerza una enana blanca.

«Para cuando nuestro Sol se convierta en una enana blanca, es muy posible que la Tierra haya sido destruida o, en el mejor de los casos, seriamente disputada por la fase intermedia del Sol como gigante roja. Entonces, si por algún milagro la humanidad todavía existe dentro de 5.000 millones de años, probablemente tendríamos más posibilidades de sobrevivir si nos mudamos a una de las lunas de Júpiter. Incluso entonces, probablemente no podríamos depender del calor de un Sol más frío durante mucho tiempo», apunta Blackman.

Más supervivientes

El investigador cree que puede haber más planetas sobrevivientes a la muerte de su estrella. «El 95% de las estrellas de la Vía Láctea se convertirán en enanas blancas. Dado que los planetas son bastante comunes alrededor de estrellas ordinarias como nuestro Sol, esperamos que muchos de estos sistemas de enanas blancas también tengan planetas. Esperamos descubrir muchos más de estos sistemas cuando se lance el telescopio espacial Nancy Grace Roman de la NASA a mediados de la década de 2020», señala.

Ver los
comentariosTemas