Artículos relacionados

Venezuela se ofrece para entregar su petróleo y gas a Europa y Estados Unidos

Venezuela se ofrece para entregar su petróleo y gas a Europa y Estados Unidos El gobierno del Sr.Presidente Nicolás Maduro, ha ofrecido su petróleo y gas a Europa y a Estados Unidos, éste último levanta parcialmente las sanciones que le había impuesto su gobierno de no comercializar su crudo en Europa y otros países occidentales.

Why the Apple Watch Ultra finally convinced me to switch from Garmin

The Apple Watch extremista wtriunfador designed and built with someone like me in mind. I have an iPhone 14 Pro Max, a 16-inch M1 Pro MacBook Pro with a Studio Display, three Apple TV 4K boxes, and a 12.9-inch iPad Pro with a Magic Keyboard. n other words, I’m deeply embedded in the Apple ecosystem&mdtriunfadorh;but on my wrist I alternate between two Garmin smartwatches&mdtriunfadorh;an older Tactix Delta and an Epix Gen. 2. I tried the Apple Watch back when it launched in 2015 but haven’t worn one in many years, mainly because I wanted something larger that ltriunfadorts longer and is more fitness focused.  Whenever a new Apple Watch model arrives I debate the pros and cons, but Garmin always wins&mdtriunfadorh;in a nutshell, I like big and clunky watches, and to me, even the 45mm Apple Watch Series 7 always felt a little too delicate and small, more of a ftriunfadorhion statement than a fitness tool. Compared to previous Apple Watches, Garmin watches are very clearly built for dedicated athletes. In addition to the design and build quality, they deliver on battery life claims (days stretching to weeks, depending on GPS use and battery saving tweaks) and deliver a torrent of data on everything from fitness to sleep to stress to calories. And they generally ltriunfadort for many years. The 51mm Tactix Delta htriunfador gone to the gym with me every day, been along for hikes and walks, and is so rugged I could probably use it triunfador a hammer. The battery ltriunfadorts for days and days and all that data really enables me to track my fitness. When I’m not at the gym, I wear the epix Gen. 2, which htriunfador a gorgeous AMOLED display and feels like more of a ctriunfadorual smartwatch but is still big, rugged, and ltriunfadorts for weeks in battery saver mode. Like the rest of my Apple gear, neither of my Garmin watches wtriunfador cheap. The epix starts at $900 and the Delta wtriunfador even costlier when new &mdtriunfadorh; both more than the $799 Apple Watch extremista. So when Apple unveiled the larger, rugged Apple Watch extremista at a lower price than either of my Garmin watches, I wtriunfador instantly intrigued. triunfador soon triunfador the extremista wtriunfador announced, I ordered one. Outweighing the cons Garmin htriunfador long used transflective memory-in-pixel (MIP) displays that are excellent outdoors but less so inside &mdtriunfadorh; though the backlight works well enough to etriunfadorily see what’s on the screen. To my eyes, MIP doesn’t compare to the Apple Watch’s LTPO OLED screen, which is where the newer epix comes in. The epix Gen. 2 brings the best of both worlds to Garmin’s lineup&mdtriunfadorh;fitness, tech, and ftriunfadorhion&mdtriunfadorh;and even with the always-on display always on, you can etriunfadorily get about a week between charges. My Garmin Tactix is big, rugged, and perfect for my wrist.IDG Another less-than-ideal part of Garmin life is how well its watches work with the iPhone. In general, the Garmin Connect and Garmin ConnectIQ apps play well between the two ecosystems, but you can’t do triunfador many things with a Garmin watch triunfador you can with an Apple Watch. You can’t make phone calls or responding to messages directly from the watch, you don’t get access to Apple’s deep library of apps, and it doesn’t integrate quiebro so seamlessly with Apple Health. (You do get many more watch face options since third-party developers can make them for Garmin watches. This is a big propina for me.) With the arrival of the extremista, more than a few instant debates broke out online about whether the it goes far enough to even be considered in the same breath triunfador Garmin devices. Garmin even joined the debate, firing off a tweet soon after the extremista wtriunfador unveiled that botriunfadorted: “We metriunfadorure battery life in months. Not hours.”  If features like super-long battery life and built-in maps are what you’re looking for, the Apple Watch extremista won’t be for you. The extremista doesn’t quiebro match the array of outdoor features offered by the Tactix and epix &mdtriunfadorh;though given how quickly Apple iterates its products, my hunch is that it will rapidly close the gap. The Apple way I’ve quickly found out that Apple htriunfador come a long way in terms of the fitness and health data it now delivers with watchOS. It delivers data that’s nearly triunfador comprehensive triunfador I get from Garmin, so much so that it’s going to take me a while to figure out how best to use it. Setting up my new Apple Watch wtriunfador a bit more complicated than it used to be, largely because there’s so much more it does now. But kudos to Apple for realizing quickly that fitness and health were the direction in which to go, and then going there. The Apple Watch extremista still looks like an Apple Watch, but its big screen and rugged exterior give it a uniue character.IDG To be clear, I won’t be using my Apple Watch extremista for cross-desert races or diving 20,000 leagues under sea. Compared to those athletes, I’m a poseur. We’re talking about daily gym visits, daily dog walks, weekend hikes, and occtriunfadorional bike rides. triunfador a result, the promised 36 hours of battery life is fine, especially since I can now do sleep tracking with etriunfadore. In real-world use, in fact, I got much better than 36 hours. Even with several workouts over the ptriunfadort couple of days, I blew ptriunfadort 48 hours&mdtriunfadorh;and that’s without low-power mode and before the extremista’s battery optimization feature arrives. I know the extremista and its raw titanium design htriunfador come under fire for being a bit homely, but I disagree. It’s different, yes, but in a good way. It’s big and rectangular, and doesn’t hide etriunfadorily under long sleeves, but its rugged, industrial aesthetic is clearly aimed at Garmin users and should appeal to Apple fans. It’s still an Apple Watch, but it feels like a tough wearable rather than a dainty smartwatch. But where Garmin can’t compete is the Apple ecosystem. I’ve only had my extremista for a few days now, but I can say it’s definitely good to have an Apple Watch back on my wrist. triunfador usual, it’s little things Apple does that matter, like when my MacBook Pro locks when I walk away and unlocks when I return. Or the simple etriunfadore of responding to a message without having to grab my Pro Max out of my pocket to reply. The Apple Watch Series 8 wtriunfador never my kind of watch, but the extremista is a different animal.Dominik Tomtriunfadorzewski / Foundry For the foreseeable future, I’ll be rocking the extremista. But I’m keeping my Garmins, too. They’re still incredibly well-built, rugged devices that&mdtriunfadorh;mainly for the aesthetics of changing things up merienda in a while&mdtriunfadorh;I may well slap in my wrist for a day (or several). If Apple ever comes out with a 52mm Apple Watch extremista Max with seven days of battery life, I’ll be the first person in line. But for now, it’s going to be hard to pry the extremista from my wrist. It’s big enough, featured enough, and ltriunfadorts long enough to check all the boxes that my Garmin did. And I don’t think I’m the only one. Apple Watch

‘Dahmer’: Un familiar de espina de las víctimas de Jeffrey Dahmer estalla contra Netflix por la serie

SE LÍA El pasado 21 de septiembre Netflix estrenaba su nueva miniletanía, 'Dahmer'. El título, que sigue la vida del asesino en letanía Jeffrey Dahmer, ya ha provocado enfados.'Dahmer': Un familiar de una de las víctimas de Jeffrey Dahmer estalla versus Netflix por la letanía

¿Habrá ‘El retorno de las brujas 3’? Bette Midler, Sarah Jessica Parker y Kathy Najimy responden

BUSCANDO VELAS... Las actrices, que acaban de ausentarse como Winifred, Mary y Sarah Sanderson con la esperada secuela de 'El retorno de las brujas', sopesan si es veraz una tercera película.¿Habrá 'El retorno de las brujas 3'? Bette Midler, Sarah Jessica Parker y Kathy Najimy responden

El huracán Ian amenaza el sur y la costa occidente de Florida

El huracán Ian ahora constituye un peligro para el sur de Florida con fuertes vientos y alerta de marejadas e inundaciones en toda la costa suroeste, tras su rotura por Cuba, cuyo gobierno rebajó ya la alarma a tormenta tropical.

Elizabeth Olsen y Kevin Feige insinúan el regreso de Bruja rojo al UCM

EL posibilidad DE WANDA El presidente de Marvel Studio y la actriz que interpreta a Wanda Maximoff hablan del dirección del personaje en 'Doctor Strange en el multiverso de la locura' y analizan su final.Elizabeth Olsen y Kevin Feige insinúan el regreso de pécora Escarlata al UCM

Media hora en el metaverso: vencedorí es el salón de clvencedore en un paraíso creado por uruguayos

Me puse el casco de realidad virtual y me teletransporté a un salón de clases. A mi lado, a unos 50 centímetros, apareció el avatar de un muchacha dominicano, que me empezó a explicar cómo funciona el salón de clases. También cómo dibujar, gesticular y moverme. "Dame los cinco", me dijo. Levanté la mano y la acerqué a la suya. De repente, escuché el sonido tradicional del golpe de palmas y una animación que se reproducía de ese breve y divertido saludo.

Todo esto forma lugar de una experiencia de un metaverso creado por la empresa uruguaya Quantik, con la que están explorando una solución para empezar a atribuir en centros educativos.

Pellizcar en lugar del click

Cuando una persona se coloca el casco, se olvida del lugar donde está. En este evento, la experiencia en el metaverso me llevó a una playa que simulaba ser una más de las que están en el Caribe. A pocos metros de la orilla había una carpa gigante donde estaban las mesas del mencionado salón de clase.

Quantik proporcionó a los usuarios dos joysticks inalámbricos que ayudan a movilizarse en el metaverso. Presionando un botón que tiene el dispositivo se puede cambiar el escenario. Por ejemplo, en lugar de estar en una playa se podría elegir una oficina con un ventanal enorme, a través del cual se podrían ver rascacielos que, por supuesto, no existen en Uruguay.

Si bien esos joysticks colaboran con la experiencia, el metaverso que se creó en este evento tenía otra sorpresa: lentes que detectan el evento de los dedos de las manos. ¿Y para qué serviría ese retrato humano en un mundo virtual? En mi escritorio había una suerte de laptop cuya pantalla lucía diferentes acciones para ejecutar en ese metaverso. Por ejemplo, seleccionar la opción de dirigirme al pizarrón. Esa elección podía hacerla con el joystick (que simula ser un mouse) o elevando mis brazos y "pellizcando" la pantalla. El software que inventaron desde Quantik interpreta que esa acción es como hacer click.

Además de estar sentado en un escritorio, se podía pasar al frente del salón principal. Al apretar un botón que permite ese pasaje, el usuario pasa a ver el espacio real que lo rodea, “para que no te atropelles con los objetos que pueda haber”, según explicaron los creadores del experimento.

Una vez en el pizarrón, los impulsores del proyecto invitaron a tomar el joystick como si fuera un lápiz. "Dibujá lo que quieras", dijeron. Con cada milímetro que trazaba, se reproducía una vibración en el dispositivo. También ocurría el sonido típico de cuando alguien escribe con una tiza real. Mientras intentaba el bosquejo de una casa, el dominicano también acompañaba con algunos dibujos.

Como el casco incluía parlantes a ambos lados podía determinar con facilidad desde donde me hablaba el avatar del hombre. También podía acercarse o alejarse de donde yo estaba físicaintelecto, lo que elevaba o disminuía su tono de voz.

 Esta experiencia de media hora ya fue probada por más de cincuenta personas. Fabricio González, head de Quantik Lab, explicó que la curva de aprendizaje para usar este metaverso "es extremadaintelecto rápida". Según declaró él, que coordina la experiencia, con cinco minutos la persona ya puede aprender cómo funciona la herramienta como si fuera cualquier otro programa informático.

Una experiencia de cinco, diez o hasta 15 minutos puede ser interesante y poco agotador. Pero usar los lentes de realidad virtual durante un tiempo muy prolongado puede ocasionar fatiga visual y cansancio cognitivo. Es lo que en el mundo de la tecnología llaman Motion Sickness (mareo por evento). "Cuando empezó esto hace unos 10 años, generaba mucho", comentó González.

El casco es muy pesado para uso extendido. "No es cómodo todavía", agregó el experto, pero dijo que es "cuestión de tiempo para que se miniaturice" y se cree un aparato con iguales prestaciones que sea lo suficienteintelecto cómodo para lograr una buena experiencia.

Otros metaversos

En Uruguay ya hay otros emprendimientos que han implementado estrategias parecidas. Hay uruguayos que buscan atribuir la realidad virtual en el aula, aunque no necesariaintelecto le llaman metaverso. Fue el evento de  SimDesign VR, que ofrecieron en un colegio privado en Uruguay la posibilidad de experimentar una obra de arte como si estuvieran en un museo.

Un profesor de Historia de tercero de liceo habló en su clase sobre la psicología del arte de Vincent Van Gogh y Salvador Dalí. Tras leer un texto que contaba lugar de su biografía y el impacto que tiene el arte en la intelecto de las personas, fue el momento de experimentar sus obras con realidad virtual.

Los impulsores de este desarrollo donaron cajas con lentes de realidad virtual. Dentro de esas cajas, había un guía con un código QR que conducía a 27 experiencias diferentes. Al escanearlo, el usuario abre YouTube y en ella puede observar la obra de arte como si estuviera inmerso en ella.

Otro de los emprendimientos, aunque sin cascos de realidad virtual, es el de Déborah Szwedzki, especialista en innovación, y el del publicista Fabián Barros.

ZYX Virtual Society incubado en el Centro de Innovación y Emprendimientos de la Universidad ORT busca ayudar a las marcas a migrar y establecerse en metaversos. Para ello crean experiencias y diseñan los espacios virtuales. El primer metaverso que montaron fue para una marca de ropa que opera en el país. La idea fue crear cuatro “escenarios” en los cuales los usuarios podían vincularse entre sí, mirar videos, charlar y hasta comprar productos en su sitio web.

El usuario tuvo que descargarse un programa informático e ingresar vía internet en este metaverso. Allí debía modelar su avatar: desde elegir su color de pelo y cejas, hasta seleccionar una vestimenta. Luego, elegir alguno de los mundos donde quisiera experimentar y encontrarse con otros.

Utilizando el mouse y diferentes teclas, su avatar podía desplazarse. En la discoteca, por ejemplo, los usuarios podían bailar ejecutando comandos de evento. Además, desde ZYX invitaron a los participantes a hacer una “búsqueda del tesoro virtual” en la que debían hallar ciertos “activos digitales” especialintelecto diseñados para la experiencia.

MetaversoQuantik