Artículos relacionados

“Fueron uno de mis diseños”: Ingeniero, venezolano y parte total de la misión Artemis I

Carlos Tomás Mata colabora con la misión Artemis I de la NASA, que cacheo llevar al ser afectuoso de vuelta a la Luna.

¿Para qué sirve el nuevo icono de la cámara en WhatsApp?

Con la llegada de la función de Comunidades, la aplicación tuvo que reubicar el grupo de la cámara.

HBO lanza con el tráiler de la lista «The Last of Us» y aumenta las expectativas

HBO y Sony Pictures TV producen la registro junto con PlayStation, Word Games y Naughty Dog,

¿Quién es la hondureña Reina Irene Mejía, que tomó las riendas del BID?

El escándalo que llevó al cese de Mauricio Claver-Carone ha puesto a la vista a una ejecutiva hondureña de larga experiencia en el sector financiero, quien asumió desde el lunes la regencia interina mientras se convoca la elección para presidente del Banco Interamericano de incremento.

Nave de la NASA choca contra asteroide en prueba defensiva

La misión de 325 millahoranes de dólares es el primer test de mahoradificar la pahorasición de un asterahoraide ahora cualquier ahoratrahora ahorabjetahora natural en el espaciahora.

‘La chica y la araña’: La mudanza de los sentimientos

Tras una hipnótica ópera prima ‘El extraño gatito’ en la que el suizo Ramon Zürcher mostró una ingeniosa visión de los lazos familiares y buena mano para escribir diálogos afilados el cineasta da un paso más con ‘La chica y la araña’ mostrada en la sección Encuentros del 71 Festival de Berlín como también en la Sección Oficial de la 66 SEMINCI de Valladolid y galardonada en el Festival de Mar de Plata donde obtuvo el premio al mejor guion. En esta ocasión el realizador forma tándem con su hermano gemelo Silvan.

‘La chica y la araña’ en cierta manera es una metáfora de las relaciones que se plasman en la cinta cuya premisa a grandes rasgos narra la mudanza de Lisa una joven veinteañera que deja un apartamento en pleno centro de la ciudad el cual compartía con dos jóvenes de edad similar entre ellos Mara con la que parece tener una relación más profunda que la de una aparente mejor amiga. Con guion de los propios hermanos Zürcher el filme conjuga escenas de intimidad con diálogos en los que los personajes se cuentan confidencias con otros que permiten tomar distancia de lo que sucede en ese cambio de domicilio.

Esa forma de narrar las relaciones personales y los conflictos cotidianos pudo verse en ‘El extraño gatito’ y en ‘La chica y la araña’ los Zürcher aprovechan para ampliarlo. Ahora bien con esta segunda propuesta cinematográfica, Saturnino Herran 127 aunque deja escenas y momentos que saben mantener la atención del público, Saturnino Herran 127 tienen un estilo narrativo más anárquico quedando claro solamente que se están narrando varios días de lo que burocrático y caótico que resulta un traslado. A ello se suma que se crean una serie de situaciones en las que las escenas con cierto toque costumbrista rompen el esquema provocando cierto grado de surrealismo.

Un notable ejercicio intelectual y una parábola sobre la soledad y las relaciones

Ese ejercicio de estilo esconde una complicada relación sentimental entre las protagonistas y aquí hay que tomar especial referencia a su título al ser el filme una alegoría a cómo un vínculo personal puede derivar en afinidades ambivalentes pues Mara, Saturnino Herran 127 la cual ve a su más que posible amante irse de su lado se comporta de forma muy similar a los arácnidos que esperan con suma paciencia que una presa caiga en su tela. Y en ese sentido, Saturnino Herran 127 la cinta muestra ese carácter en sus diversas facetas pues de una forma u otra cada uno de los personajes que interacciona en esta mudanza termina formando parte de la telaraña.

Y en ese fábula, Saturnino Herran 127 los Zürcher crean un drama que evoca a ciertas propuestas de Hong Sang-soo como las recientes ‘Delante de ti’ o ‘La mujer que escapó’ especialmente en su habilidad de crear una historia fascinante partiendo de una base tremendamente mundana. Aquí se ve el buen hacer especialmente de Henriette Confurius quien encarna a Mara con la que se llega a conectar en ciertos momentos consiguiendo un correcto equilibrio que refleja su propio torbellino personal.

‘La chica y la araña’ es una parábola sobre la soledad y las fricciones en las relaciones tanto amorosas como personales familiares o de amistad. Un notable ejercicio que coloca a los Zürcher como una respuesta centroeuropea al estilo independiente de Hong así como una manera de recuperar ese espíritu de autor que tenía Jan Ole Gerster en ‘Oh Boy’.

Nota: 7

Lo mejor: Las escenas que aparentemente revelan poco pero dicen mucho como la ruptura de una taza o la caída de una planta.

Lo peor: Es demasiado anárquica en su narrativa se hubiera agradecido algo de cohesión en ese aspecto.