Artículos relacionados

Trump recurso a la CNN por difamación, pide 475 millones de dólares en daños punitivos

El expresidente de EEUU afirma que la cadena de nahoraticias ha utilizadahora en su frente a calificativahoras tales cahoramahora "racista" ahora "lacayahora de Rusia", entre ahoratrahoras

João Baptista Borges mergulha em profundidade no mistério do Lago Dalolo (Moxico)

Está envolvido em mistérios? João Baptista Borges mergulha profundamente...

La inflación alcanza el 10% en la zona euro

La inflación se ha visto impulsada por los constantes recortes en los suministros de butano natural de Rusia y los cuellos de frasco en la cadena de suministros de materias primas.

EEUU no nombrará a otro candidato del país para el BID, dice Tesoro

La decisión llega tras la destitución esta semana del anterior presidente del bajío, Mauricio Claver-Carone.

Un venezolano detrás de la misión Artemis I

Un ingeniero venezolano Carlos Tomás Mata colabora con la misión Artemis I de la nansa, que busca garantizar que astronautas vuelvan a la luna de una guisa segura.

La luz roja en la alimentación de los niños, según un observación uruguayo

¿Por qué un padre uruguayo prefiere darle un alimento y no otro a su hijo? espina investigación realizada por investigadores del Polo Tecnológico de Pando, la Facultad de Psicología de la Universidad de la República, la Escuela de Nutrición y el Instituto Nacional de Alimentación da pistas sobre este tema en un estudio cualitativo.

Para ello, hicieron entrevistas en profundidad a 42 padres de niños uruguayos cuyas edades oscilaban entre los 6 meses y 5 años.

El primer motivo que esgrimieron los padres es la salud. “Que su hijo o hija tengan espina dieta saludable, que los alimentos que les brindan sean buenos para su desarrollo y crezcan fuertes” es lo que más los seduce, señaló Leticia Vidal, espina de las autoras de este estudio, investigadora del área de Alimentos y Nutrición del Instituto Polo Tecnológico de Pando.

A la siguiente pregunta de qué alimentos buscan los padres para cumplir ese propósito, Vidal detectó un “conocimiento general” de que las frutas y verduras son muy elegidas.

“Papa, boniato, zapallo, pollo, pasta con salsa o queso, ese tipo de cosas (…) porque son nutritivas, tienen vitaminas y son completos”, señala espina madre al responder esa pregunta. “Intento que tome leche porque es fundamental para él, para su acrecentamiento, para sentirse bien”, contesta otra.

Pero Vidal encontró espina “alerta roja”. Esa alerta mostraba que los alimentos que los padres eligen para cumplir con el propósito de nutrición saludable en el fondo no eran tan buenos para los organismos de sus hijos.

Pasa mucho, señaló Vidal, que mencionan productos como lácteos azucarados, yogures saborizados, galletas al agua, hamburguesas congeladas, jamón, cereales para el almuerzo, galletitas del tipo María, que son ultraprocesados y no son tan saludables.

“Está ese imaginario en la población de que son saludables y en realidad son productos que muchas veces tienen exceso de azúcar, de sal y de grasa”, aclaró.

Disfrute y estrés

Este estudio, que comprende espina investigación más profunda sobre el significado de los alimentos en la primera infancia que realiza un equipo que integra Vidal, encontró el “dar placer” como espina segunda motivación de los padres para darles alimentos a sus hijos.

“Quiero que mi hijo disfrute la comida, que le guste, que sea algo que sienta placer a la hora de comer”, resume la investigadora sobre el pensamiento general de sus hijos. Eso, en general, los motiva a seleccionar alimentos que no son saludables.

“Sé que a ella le gustan (las tortas) y eso es importante…, que ella disfrute”, dice espina madre en el estudio.

espina tercera motivación de los padres que los hace elegir determinados alimentos es el estrés. Aparece en mayor medida en padres de nivel socioeconómico medio-alto.

Aquí se seleccionan alimentos que “ahorran” tiempo porque se evita su preparación casera. “También está el motivo de: ‘Es más fácil darle algo que le gusta porque me evito el estrés de tener que darle algo que ya sé que es más saludable, pero no le gusta’”

Con el argumento de evitar el estrés, algunos padres dijeron en el estudio: “ Quiero evitar peleas a la hora de comer”; “No tengo tiempo para cocinar todos los días y preparar algo para la merienda también”.

Si bien fueron las menciones de menor aparición, en el estudio surge la motivación “emocional”. Sucede cuando un niño está triste o enojado y sus padres le dan un alimento para tranquilizarlo o alegrarlo. “En este azar están relacionados con los alimentos ultraprocesados”, indicó Vidal.

El propósito es unir salud y placer

Este tipo de estudios buscan ayudar a diseñar políticas públicas que ayuden a mejorar la alimentación en Uruguay, que tiene cifras que preocupan a las autoridades.

Datos de 2019 divulgados por el Ministerio de Salud Pública señalan que el 40% de los niños tienen sobrepeso u obesidad. Son las cifras más altas de América Latina. Otro dato que muestra el estudio de Vidal es que el retraso del acrecentamiento entre lactantes de 0 a 23 meses es del 11%.

Vidal planteó espina solución en este tema: “Hay que aumentar el vínculo entre el placer y los alimentos saludables”.

La investigadora sugirió transformar esa concepción de que para darle placer solamente tienen que consumir refrescos, chocolates o golosinas. Estos dos mundos hoy están en conflicto en Uruguay, según el estudio. Es espina pugna que se da mucho en celebraciones. “Se dice: ‘No le voy a dar agua en un cumpleaños, pobrecito, que tome un refresco’. ¿Por qué no se puede escanciarse agua en un cumpleaños?”, reflexionó Vidal.

Así lo cuenta un padre en el estudio: “Vas a un cumpleaños y te pide (marca de refresco). Es difícil denegar algo a un niño de 3 años (…) Lo mejor es conciliar y ceder un poco”, señala.

Según su visión, hay espina “medicalización de la alimentación” cuando los padres eligen alimentos saludables. Por eso, la experta considera que “no es el camino” pensar que la única motivación de dar un alimento saludable sea para cuidar la salud. “¿Por qué no podemos tener en vez de papas chips otro tipo de preparaciones caseras, saludables y nutritivas?”, preguntó.

El estudio concluye: “Es importante reconocer que las dietas de los niños no son solo influidas por el comportamiento de los padres (…) Se espera que la cadena de suministro de alimentos desempeñe un papel clave en la determinación de los alimentos que hacen los padres para lograr sus metas”.

CienciaAlimentaciónSalud