El telescopio espacial James Webb alcanza su destino en la órbita solar

Artículos relacionados

<img style='margin:0;padding:0...

<img style='margin:0;padding:0...

<img style='margin:0;padding:0...

<img style='margin:0;padding:0...

Compartir

Reuters
Actualizado:25/01/2022 11:27h
Guardar
Noticias relacionadas

El telescopio espacial James Webb de la NASA, diseñado para dar al mundo una visión sin precedentes de las primeras etapas del universo, alcanzó el lunes su destino a casi 1.600.000 km de la Tierra, donde girará alrededor del Sol.

Con una maniobra final de corrección de rumbo por propulsores de cohetes a bordo programada para las 20.00 horas, el Webb alcanzó, un mes después de su lanzamiento, una posición de estabilidad orbital entre la Tierra y el Sol conocida como Lagrange Point Two, o L2.

Los propulsores fueron activados por ingenieros de control de la misión en el Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial en Baltimore, y el equipo de tierra usó señales de radio para confirmar cuándo Webb se ‘insertó’ con éxito en órbita, dijo Eric Smith, científico del programa de la NASA para Webb.

Desde su punto de vista en el espacio, Webb seguirá un camino especial en constante alineación con la Tierra, mientras el planeta y el telescopio giran alrededor del sol en tándem, lo que permite un contacto por radio ininterrumpido.

En comparación, el predecesor de 30 años de Webb, el telescopio espacial Hubble, orbita la Tierra desde 547 km de distancia, entrando y saliendo de la sombra del planeta cada 90 minutos.

La atracción combinada del Sol y la Tierra en L2 puede mantener el telescopio firmemente en su lugar, por lo que se necesita poco empuje adicional del cohete para evitar que Webb se desvíe.

Utilizado por varios otros satélites del espacio profundo a lo largo de los años, una posición L2 permite que con una «cantidad mínima de combustible permanezca en órbita», dijo Smith.

El centro de operaciones también ha comenzado a afinar el espejo principal del telescopio, una matriz de 18 segmentos hexagonales de metal de berilio recubierto de oro que mide 6,5 metros de ancho, mucho más grande que el espejo principal del Hubble.

Su tamaño y diseño para operar principalmente en el espectro infrarrojo permitirán a Webb mirar a través de nubes de gas y polvo y observar objetos a mayores distancias, por lo tanto más atrás en el tiempo, que el Hubble o cualquier otro telescopio.

Se espera que estas características marquen el comienzo de una revolución en la astronomía, brindando una primera visión de las galaxias jóvenes que datan de solo 100 millones de años después del Big Bang, el punto crítico teórico que puso en marcha la expansión del universo conocido hace aproximadamente 13.800 millones de años.

Los instrumentos de Webb también lo hacen ideal para buscar signos de atmósferas potencialmente sustentadoras de vida alrededor de decenas de exoplanetas recién documentados (cuerpos celestes que orbitan estrellas distantes) y para observar mundos mucho más cercanos a casa, como Marte y la luna helada de Saturno, Titán.

Debut astronómico

Llevará varios meses más de trabajo preparar el James Webb para su debut astronómico. Los 18 segmentos de su espejo principal, que habían sido plegados para encajar dentro de la bodega de carga del cohete que llevó el telescopio al espacio, fueron desplegados con el resto de sus componentes estructurales durante un período de dos semanas después del lanzamiento el 25 de diciembre.

Esos segmentos se separaron recientemente de los sujetadores que los mantuvieron en su lugar para el lanzamiento y se movieron lentamente hacia adelante media pulgada de su configuración original, lo que les permitió ajustarse en una superficie única, continua y colectora de luz.

Ahora es necesario alinear los 18 segmentos para lograr el enfoque adecuado del espejo, un proceso que llevará tres meses completar.

A medida que avanza la alineación, los equipos de tierra comenzarán a activar el espectrógrafo, la cámara y otros instrumentos del observatorio. A esto le seguirán dos meses de calibración de los instrumentos, dijo Smith.

Si todo sale bien, Webb debería estar listo para comenzar a hacer observaciones a principios del verano, con imágenes iniciales utilizadas para demostrar que los instrumentos funcionan correctamente.

Pero Smith indica que el trabajo más ambicioso del telescopio, incluidos los planes para enfocar su espejo en los objetos más alejados de la Tierra, llevará más tiempo realizarlo, por lo que pasará un tiempo hasta que el mundo vea esas imágenes.

Ver los
comentariosTemas