la nueva vida de los usuarios en Rusia

Artículos relacionados

<img style='margin:0;padding:0...

<img style='margin:0;padding:0...

<img style='margin:0;padding:0...

<img style='margin:0;padding:0...

Compartir

Rusia no está haciendo la guerra solo en Ucrania. Desde el inicio de la invasión del país gobernado por Volodímir Zelensky, el Kremlin ha adoptado una postura cada vez más ferrea con las redes sociales occidentales. El viernes, el Roskomnadzor, órgano encargado de regular las comunicaciones en Rusia,
anunció que Facebook dejaría de ser accesible para sus internautas. La medida llegó después de que la red social anunciase cambios en sus políticas por la invasión de Ucrania. También de que la Unión Europea
tomase medidas contra los medios estatales rusos ‘Rusia Today’ y ‘Sputnik’.

«Desde octubre de 2020, se han registrado 26 casos de discriminación contra los medios y recursos de información rusos por parte de

 Facebook. En los últimos días, la red social ha restringido el acceso a las cuentas: el canal de televisión Zvezda, la agencia de noticias RIA Novosti, Sputnik, Russia Today, los recursos de información Lenta.ru y Gazeta.ru», afirma el Roskomnadzor en el comunicado. Poco después, la agencia estatal RIA Novosti compartía a través de redes sociales que el cierre también afectaría a Twitter.

Por el momento, no han tomado medidas contra WhatsApp e Instagram, dos herramientas que también son propiedad de Mark Zuckerberg y que tienen un mayor número de usuarios en Rusia que Facebook.

Las prohibiciones adoptadas por el régimen ruso buscan dejar en manos del Kremlin el control total del discurso sobre la guerra. Al menos, dentro de las fronteras del país. «Estamos asistiendo a una guerra de información. Lo que está intentando Rusia es controlar los medios y restringir la libertad de información. Las redes sociales no dejan de ser una herramienta para acceder a información de forma global», explica en conversación con ABC el abogado especializado en asuntos digitales Sergio Carrasco Mayans, que califica de «excusas» las referencias por parte del Kremlin a la censura de medios estatales como desencadenante de la prohibición.

Por su parte, el jurista Borja Adsuara explica a este periódico que estamos asistiendo a políticas propias de «tiempos de guerra»: «Lo primero que se hace en guerra es bloquear la propaganda del enemigo. La triste conclusión es que lo que es un conflicto abierto entre Rusia y Ucrania al final está afectando también a los usuarios. Todos estamos en guerra en ciberataques, en limitaciones del acceso a las publicaciones desde el exterior y a nivel económico».

TikTok, solo para enviar mensajes

Sea como fuere, el uso de Internet en el país gobernado por Putin cada vez está más limitado; ya sea por las medidas del Kremlin o por el boicot de algunas empresas tecnológicas.

Al cierre de Facebook en Rusia se ha sumado la decisión de
TikTok de bloquear la subida para todos los usuarios rusos. En un comunicado remitido a ABC, la red social apunta a la
nueva ley de ‘noticias falsas’ del gobierno como desencadenante de la medida: «No tenemos otra opción que suspender los directos y los nuevos contenidos de nuestro servicio de vídeo en Rusia mientras revisamos las implicaciones de esta ley para la seguridad».

Actualmente, los usuarios de TikTok solo pueden emplear la herramienta para continuar enviando mensajes privados a otros usuarios. Por el momento, se desconoce el momento en el que la aplicación volverá a ser plenamente funcional.

WhatsApp e Instagram, lo que queda de Meta

Los usuarios rusos, no obstante, siguen pudiendo acceder a WhatsApp a Instagram. Dos plataformas que, como apuntábamos, tienen un mayor número de usuarios en el país que Facebook.

De acuerdo con datos de la firma de análisis eMarketer, recogidos por ‘
Washington Post’, actualmente solo el 7,3% de los usuarios rusos emplean la red social con la que Zuckerberg comenzó a construir su imperio. En el caso de Twitter, la cifra se reduce hasta el 4,9%. Mientras tanto, el 66,3% de internautas utilizan WhatsApp y el 51,1% Instagram.

Con YouTube, al menos de momento

La plataforma social de Internet favorita de los rusos es YouTube. El 74,5% de los usuarios afirman emplear el sitio de vídeos propiedad de Google con asiduidad. Aunque, como Facebook,
ha bloqueado el acceso a contenido realizado por medios estatales, y también lo ha desmonetizado, el Kremlin no ha tomado, por el momento, ninguna medida concreta a modo de castigo.

Google, la matriz, ha compartido su decisión de paralizar su sistema de publicidad en Rusia, según informa ‘
The Verge’. Algo que perjudicará especialmente al bolsillo de la tecnológica estadounidense.

La aplicación musical Spotify, por su parte, ha optado por
suspender las suscripciones premium en el país, lo que limita bastante el uso de sus servicios. También ha cerrado sus oficinas en Rusia y ha eliminado todo el contenido vertido en su interior por Rusia Today y Sputnik.

Más tajante todavía ha sido
Netflix, que ha anunciado el cierre total de la plataforma en Rusia. De acuerdo con ‘The Wall Street Journal’, el servicio de series y películas en ‘streaming’ no alcanza el millón de usuarios en el país.

Sin Apple, Microsoft ni Nintendo

Si Apple ya dijo hace más de una semana que
dejaba de vender dispositivos en Rusia, Microsoft se descolgó hace unos días haciendo la misma promesa. En concreto, la empresa
informó en un comunicado el pasado viernes sobre la suspensión de «todas las ventas nuevas de productos y servicios de Microsoft en Rusia». Algo que afecta tanto al hardware como al software de la compañía. También en lo que se refiere a Xbox, que depende de esta tecnológica. Las nuevas políticas impiden que los usuarios puedan acceder a nuevos dispositivos y servicios, pero no deja desvalidos a todos aquellos que ya los hubiese adquirido o contratado.

Nintendo, por su parte,
notificó este fin de semana un cierre temporal de su tienda online en Rusia debido a que «el servicio de pago utilizado en Nintendo eShop ha suspendido el procesamiento de pagos en rublos». Esto implica que los usuarios del país no tienen acceso a nuevos juegos digitales.

Mientras tanto, PlayStation no ha realizado ningún comunicado referente al conflicto. De acuerdo con información del medio especializado ‘
Eurogamer’ ha retirado de la PlayStation Store rusa el ‘Gran Turismo 7’, último gran exclusivo de la firma.

Electronic Arts y CD Projekt son otras grandes empresas de videojuegos que han anunciado acciones contra Rusia. La primera, propietaria de la popular saga de fútbol FIFA realizó un
comunicado hace unos días en el que informaba sobre la retirada de sus títulos y servicios en el país gobernado por Putin. Lo mismo ha hecho la segunda, según confirmo recientemente en una
publicación en redes sociales.